domingo, noviembre 19, 2017



Santo Domingo. Residentes del sector La Castellana, del Distrito Nacional, realizaron este domingo 19 de noviembre una caminata, acompañados de autoridades públicas, funcionarios, militares y representantes de la sociedad civil, en la que demandaron vivir en un lugar donde reine la paz, estén  libre de ruido y cese a la  arrabalizaciòn que posee el sector, debido al establecimiento  masivo de negocios de toda índole.

¨Pasamos de ser una zona residencial  donde existía paz, seguridad y respeto a las leyes, a ser ocupados por negocios de  toda índole, donde abunda el ruido y violación a derechos humanos¨.

 La directiva de la Junta de Vecinos  La Castellana, encabezada por su presidenta la ingeniera Varinia Caamaño de Morales, el arquitecto, Carlos Espinal Andeliz, secretario de infraestructura urbana  y Dulce Fontana de Ottati, secretaria, indicaron que La Castellana ha visto con asombro e impotencia la arrabalizaciòn de su sector, donde se violenta la resolución 85-2009 de Zonificación Indicativa sobre Densidades, del Ayuntamiento del Distrito Nacional y la Ordenanza 09-2011,  debido a que se establecen frecuentemente negocios de alta densidad y sin parqueos, por lo que las calles y  aceras son ocupadas, impidiendo el paso al peatón, provocando entaponamiento vehicular permanente, es el caso de las calles Lorenzo Despradel y la Celeste Woss y Gil.


Durante la caminata organizada por la Junta de Vecinos La Castellana, los residentes estuvieron acompañados por  la Ministra de la Mujer, licenciada Janet Camilo, el Magistrado Bienvenido Nolasco, de la Fiscalía del Ensanche Quisqueya, la doctora Emma Valois Vidal, presidenta del Consejo Nacional de Mujeres, la Magistrada Rosario Graciano, miembro titular de la Junta Central Electoral, el licenciado Omar Méndez, Regidor Presidente de la Comisión de Juntas de Vecinos ADN, la señora Dulce Collado, representante de las Juntas de Vecinos del ADN, el ingeniero Pérez Sánchez, encargado del departamento de Drenaje el Ayuntamiento del Distrito Nacional, ADN, Teotiste Sánchez, Regidora, Julián Roa , ex- Presidente de ADORES y Ex- Director del Instituto de Formación de la LMD, Tati Olmos, directora Turismo Cultural de Mitur, Horacio La Madrid, productor y director  de televisión,  el licenciado Juan Coronado , presidente Club Los Prados, Carmen Liriano, secretaria de la Junta de Vecinos La Mano de Dios,  del sector Los Praditos, representantes de juntas de vecinos de Bella Vista, El Millón, Estancia Nueva, El Quisqueya, Sn Gerónimo, Residencial Mercurio, Ciudad Moderna, Los Prados, el señor  Tony Madera,  Administrador  del Provocòn, entre otros.

Los residentes denuncias también, que cada día aumenta el número de colegios que se establecen en el residencial, así como,  panaderías, hasta con valet parking, dealers de carros, iglesias colmadones, carritos, vendedores ambulantes, bancos y negocios de comida, que utilizan las calles laterales para estacionamiento de sus empleados y clientes, es el caso de la conocida calle Eugenio Deschamps, en  la que además, realizan fiestas frecuentemente.

De igual forma denunciaron que talleres de mecánica y pintura realizan trabajos en las calles y aceras, obstaculizándolas y contaminando el sector, es el caso de la calle Eduardo Martínez Saviñòn.


Indicaron que los solares vacíos son ocupados por inmigrantes, muchos de ellos en condición de ilegales, quienes habitan esos lugares sin la mínima condición sanitaria e higiene, provocando regularmente, desordenes y  actos reñidos con la buena costumbre y la moral. Estos casos ocurren en la calle P.

¨Tenemos hasta una ruta de guagua y taxis, que invade y acorta camino por nuestro sector. Citamos el caso de la calle Eugenio Deschamps, por lo que solicitamos a las autoridades que esta calle sea de una vía¨.

Puntualizaron que los residentes de La Castellana son propietarios de viviendas desde hace 20 y 30  años; casas adquiridas gracias al esfuerzo de toda su vida, las que se han devaluado por todo este desorden, ante la pasividad de las autoridades.

Reiteraron su solicitud a la Alcaldía del Distrito Nacional, Dirección General de Migración,  Ministerios  de Salud Pública, de Medio ambiente  y Recursos Naturales, Educación, Obras Públicas y Comunicaciones,  la Procuraduría General de la República,  Empresas Eléctricas del Sur (EDESUR), Corporación de Acueductos y Alcantarillados de Santo Domingo (CAASD), para que realicen una inspección general al citado sector.

¨La Castellana está en pie de lucha para que se respeten los derechos de sus residentes¨.


viernes, junio 16, 2017

Inician proceso para elecciones en agosto del SNTP


La Comisión Nacional Electoral del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) dejó abierto el proceso para la escogencia el próximo 4 de agosto de sus autoridades para el período 2017-2019.













Los periodistas Ramiro Estrella (miembro), Emilia Santos ( presidenta de la comisión) y Alexis Almonte, secretario.   
Publicado el: 16 junio, 2017  Por: Hoy  e-mail: info@hoy.com.do

La primera resolución de la Comisión que integran Emilia Santos, presidenta; Alexis Almonte, secretario, y los miembros  Ramiro Estrella, Mercedes Morel y Elvyn Mora, también dispone la constitución de las comisiones electorales en todas las filiales del gremio.

“En virtud de la autoridad conferida a esta Comisión Nacional Electoral, escogida en la Asamblea General Ordinaria del pasado 3 de junio, dejamos abiertas la campaña para la promoción de las planchas y candidaturas que terciarán en las elecciones del próximo 4 cuatro de agosto”, expone la resolución.

La Comisión Electoral exceptuó la filial de Puerto Plata en las votaciones del 4 de agosto, primer viernes de ese mes,  adelantándolas para el sábado 31 de julio, según se acordó en la asamblea del 3 de junio.

Esos comicios serán organizados y realizados por la Comisión Electoral de Puerto Plata, con la supervisión de una delegación de la Comisión Nacional Electoral, según se informó.

En las elecciones del 4 de agosto serán escogidos los miembros del Comité Ejecutivo Nacional, el Tribunal Disciplinario y el Consejo de Comisario, así como las autoridades de las filiales del SNTP en todo el país.

http://hoy.com.do/inician-proceso-para-elecciones-en-agosto-del-sntp/

martes, abril 18, 2017

Un baño de urbanidad

Semana Santa 2017 intercambio de cortesía en Puerto  Rico

Por Emilia Santos Frías

Lo que inició como un viaje de descanso, que en esencia lo fue, se convirtió además, en plataforma de aprendizaje,  fruto de la convivencia con habitantes del menor de los países de Las Antillas Mayores, Puerto Rico.

Arribamos a tierra borinqueña  durante el feriado por la Semana Santa o Semana Mayor, desde la salida  vía Santo Domingo-San Juan, junto a mi hija Emely, ambas apreciamos la calidez  y buen trato de las personas.

Ese ejercicio de relaciones humanas  a veces no se percibe y se extraña. Debo confesar que viví la Fiesta Pascual, acariciada por el buen uso de normas de urbanidad y eso me impacto bastante.

En mi amada República Dominicana, su ejercicio está casi en desuso, lo que acarrea no solo disgusto, violencia, incultura, también, un grotesco legado para nuestra descendencia, aun cuando sabemos que estos valores  deben cultivarse en la familia, en el hogar, porque la academia no está obligada a ofrecerlos, como bien ha recalcado José  (Pepe) Mujica,   pasado presidente de Uruguay.

En nuestra convivencia diaria, así como en el acceso a servicios, sufrimos los dislates de quienes trabajan en atención al cliente. Agradezco al amigo Alberto Pérez, por en broma y en serio asignarme contar las vivencias obtenidas en esta Semana Mayor. Por hacerme redactar esta: “crónica por encargo”, con ella puedo resaltar qué vi en diferentes personas con las que compartí, entre ellas gestores de servicio y  transeúntes de varios municipios, un ejercicio natural de valores universales, esos que quizás fruto de la vida tan dinámica que vivimos, hemos dejado de practicar.

Observé que no toman como excusa la situación económica que vive ese Estado, para ser descortés. Ella no les impide ejercitar la normas de urbanidad, y esa acción positiva me remontó a la niñez cuando vivía en tierra cibaeña, durante la  década dorada, cuando todas y todos saludábamos, sonreíamos. Cuando la gente decía por favor, gracias y pedíamos permiso…
Lo que indico es difícil de entender en este bien llamado Siglo de la Informaciòn, donde pese al desarrollo de los medios de comunicaciòn masiva,  la comunicaciòn cara  a cara, esa que era tan rica, ya no es efectiva.

Y no fui la única con esa impresión. Mi amada hija Emely, compañera de viajes,  calificó como interesante y reparador esta corta escapada. Dice que nos renovamos de energía positiva,   sentimiento de felicidad y cercanía. Eso fue también lo que recibimos.

A ese juicio no tengo más que agregar. Es maravilloso ver que una jovencita pondere a quienes exhiben buenos modales, a quienes se preocupan por el prójimo, le importa o contribuyen a su bienestar.

Y sin sonar como una canción de Wason Brazoban, Emely dice que obtuvimos paz. Yo la sentí desde que ideamos la escapa. Nos propusimos abrazarla y así fue. Vivimos el sentido cristiano de esta fecha, porque compartimos con nuestros semejantes, dejando todo afán o perturbación fuera, para vivir la anhelada paz del asueto. En esa quietud se manifestó el Dios que amamos y en ella hubo mucha reflexión.

Casi siempre que salimos de nuestro país, aun en viajes cortos como este, se tiene tiempo para meditar; comparar problemáticas, hacer símil, incorporar nuevas culturas y afianzar filosofía de vida o nuestra verdad. En este corto tiempo pude ejercitar derechos culturales, disfrutar distintos lugares emblemáticos, históricos, como las iglesias San Juan y San Mateo; observar  el Museo de Arte, recorrer El Viejo San Juan; playa y laguna del Condado; sitios de tertulias; participar en agradables conversaciones, saborear la sabrosa gastronomía dominico–puertorriqueña y  visitar  centros comerciales, una cita obligada para nosotras las mujeres.

El Viernes Santo fue como en casa, porque luego de compartir con los esposos Claudio y Mayra, además de degustar la rica comida que nos ofrecieron, recorrimos San Juan y la zona histórica; los principales monumentos, entre ellos uno construido en memoria  de los soldados caídos; La Fortaleza o Palacio de Santa Catalina, donde vive el actual  Gobernador, la que también posee el Castillo San Felipe del Morro, el Fuerte San Cristóbal y  el Fortín de San Gerónimo. Caminamos por el Paseo de la Princesa, sumamente visitado por residentes y extranjeros, según nos contaron nuestros amigos, grandes anfitriones y embajadores naturales.

El sábado Santo  vivimos la belleza de Playita del Condado, donde interactuamos con una pareja de esposos de mediana edad, oriundos de Colombia, extranjeros afables que buscaban como nosotras, oxigenar sus mentes y pulmones fuera de la rutina.

Seguíamos aprobando ciertos valores  de los puertorriqueños, meritorio resaltar el respeto que tienen  hacia los animales, entre ellos mamíferos, aves, reptiles, anfibio, entre otros. Los cuervos, malqueridos en nuestra nación, allá junto a  la iguana verde o gallina de palo y el coquí, son venerados.  Sin dudas,  es una población amigable con esas especies.

Otra conducta a emular es el respeto a las normas de tránsito, la educación vial. Reina gran orden al conducir, aunque me recordaron que la gente sabe disciplinarse cuando las leyes son aplicadas con rigor y sus penalidades para quienes las vulneran son drásticas. Un certero dicho.

De regreso a mi amado terruño, mientras volaba entre nubes blancas que danzaban con el cielo azul, gracias al maravilloso fenómeno  de dispersión de Rayleigh, influenciada por ese  hermoso espectáculo, también me dejé seducir por el libro que puso en mis manos,  el apreciado amigo Claudio. Este lo recibí tan pronto mis pies tocaron suelo de Puerto Rico; opera prima de Pilar Sinquemani: “La Casa del Trabajador”.  Debo confesar que  desde que inicié su lectura, confirmé lo ya expresado por mi amigo. Es un libro fascinante desde la portada, con una historia tan bien contada, que el enganche es inmediato.


Este domingo de Pascua de Resurrección, arribamos ante un cielo  que anunciaban lluvia,  que se dejó sentir al caer la tarde. Ella bendijo nuestra llegada como lo hizo hace dìas, cuando llegamos a San Juan. Coincidencia o no, su presencia indica bendición y la recibimos confiadas en que nos acompañará en cada acción que emprendamos, individual o colectiva y nos impulsará para ofrecer bienaventuranza en todo nuestro entorno. Sin dudas fue un viaje reparador.

martes, septiembre 20, 2016

No señores senadores y señoras senadoras

Emilia Santos F.

La realidad nos indica que en nuestro país no existe equidad, o la carencia de ella, es demasiado grande. Esa es la verdad. Las acciones inoportunas y abusivas de algunos funcionarios lo confirman. Muchos de ellos se diluyen;  se dedican a todos, menos a realizar acciones propias del cargo que poseen o que le indica su investidura. Van más al Estado a servirse que a servir.

¿Cómo es posible que sea realidad el descomunal aumento salarial  de los senadores y las senadoras de República Dominicana, ante la tasa de desempleo y bajos sueldos, que exhibe nuestro país?.
¿Conoce usted a cuánto asciende el salario mínimo actualmente?.

Para su sorpresa se encontrará con varios tipos y cantidades, pero todos ínfimos. Son demasiado exiguos,  pero sólo para quienes hacen verdadera patria: maestros-as, profesores-as; militares; profesionales de todas las áreas y con múltiples competencias. Eso sí, se le exige buena; muy buena y optima formación académica.

¿Y qué decir de la mísera pensión que reciben  quienes dieron toda una vida al servicio laboral, versus, las pensiones exorbitantes de quienes duran cuatro años en puestos gerenciales, en el sector público, y al final de ese breve tiempo, reciben una pensión que le permite exhibir beneficios millonarios?.

¡Esa medida es un bochorno a la nación!. Bien dijo Talleyrand: ”la democracia no puede subsistir donde los seres humanos, adquieren hábitos de los esclavos; que no pronuncian más palabras que aquellas que no le acarrean peligro alguno”.  El pueblo dominicano, no está dormido; está cansado de ser abusado, de que se vulnere su ejercicio de ciudadanía.

Este aumento inicuo, ha sido repudiado, pero fue operativizado contra todas y todos. Una vez más, el poder nos venció.

Sólo nos queda exhortar a nuestros funcionarios, recordar a Licurgo: “el pueblo no obedece las leyes sino la obedecen los magistrados”. Decisiones inmoderadas solo traen clamor y crujir de dientes.

En un país donde el primer empleo es tan difícil para la juventud, a quienes piden “experiencia”; ¡qué burla!. Por otro lado, trabajadores enfermos o no, pero que califican para pensiones, demanda durante años, les sean concedidas y solo encuentran silencio.  No,  señores senadores, su aumento es más que improcedente. Es grosero; desigual; inequitativo, para el trabajo que ustedes realizan!.  Deberían hacer públicamente un mea culpa.

¡Quizás, la moda es igualar su sueldo al de sus homólogos de los países de la región!. ¡Qué cultura política nos gastamos!

Ese aumento no es oportuno, cuando nuestros policías, profesores, personal de salud, vigilantes, obtienen salarios tan bajos. No primó la prudencia ni de la saliente, al proponerlo, ni de la entrante gestión del senado al aplicarlo.
Pero como gente buena, que quiere aportar al desarrollo social; nuestras universidades siguen copadas de estudiantes, ¡qué bueno!”. Pero saldrán a devengar como profesionales, salarios de hambre. Mientras, nuestros legisladores se aumentan 70 mil pesos de un golpe, que le lleva a sus cuentas cada mes, la descomunal suma de 320 mil pesos, hasta nuevo aviso. ¡Así no se hace patria!.

Esperamos que ese aumento les haga más productivos. Si bien es cierto que  tenemos muchas leyes, hace falta muchas otras, y hacer las ya existentes, operativas, no letras muertas. Así como, ser más responsable y hacer más transparente las demás funciones sobres sus hombros.
Parece que el trabajo dejó de ser un deber, un derecho y una funciòn social, como dice la Constitución Dominicana.

Ese aumento no es racional, es arbitrario. Sus beneficiarios gozan además del enorme sueldo, de exoneraciones, viáticos, cobertura de gastos múltiples, más dinero en efectivo; asesores de imagen, armas…la lista de privilegios es larga. Al tiempo que esto ocurre, las personas trabajadoras: las pobres del sector público, tienen ocho años sin obtener un digno aumento. La diferencia salarial comparada con la de estos señores y señoras legisladores es abismal.

El gran Seneca,  nos enseñó que “el primer grado de la riqueza, es tener lo preciso, el segundo, lo que basta.  Pero como ya sabemos, algunas personas nunca se sacian.

Mientras eso ocurre, un médico devenga un salario de 32 mil pesos; un fiscal, 18 mil pesos, por solo citar dos casos. El salario mínimo no llega a 15 mil pesos, al tiempo que, la pensión de un trabajador pobre; parece que esa es la categoría ahora, asciende a cinco mil 117 pesos, para una canasta familiar de bienes y servicios que ronda los 28 mil pesos. Esto indica que, en este país, las y los profesionales, mal comen. Como es bien sabido, “el mal comío no piensa”. ¡Será eso lo que buscan!.

Y no conformes con tanto drama; problemáticas y las necesidades que el pueblo dominicano soporta, muy cansado ya, nuestros señores y nuestras señoras del senado, no quisieron quedarse atrás y para darnos otra dosis de su poder, abrazaron a Mike Todd, cuando dijo: “la vida es como la política, nosotros producimos nuestro propio espectáculo”. Pero de esa forma, sin dudas, nunca conseguirán ovación.

Como dominicana de pura cepa, espero que mi pueblo; el humilde, pacífico y admirable pueblo dominicano, perdone esta nueva inequidad de nuestros legisladores. Abrazo la recomendación de Pitágoras: “Consuélate en soportar injusticias: la verdadera desgracia consiste en comértelas”.
Y me acojo al Salmo 32:”Bienaventurados aquellos, cuyas inequidades son perdonadas”. También, aspiro, que podamos perdonarla y en colectividad transitar hacia la justicia social. ¡Que así sea!

La autora es Educadora, periodista, abogada y locutora.



domingo, agosto 21, 2016


Redes sociales vs libertinaje social

Emilia Santos Frias.

Ante el constante uso y abuso que dan algunas personas a nuestras libertades, específicamente,  a través de los medios de electrónicos. Violaciones a derechos fundamentales; constatados en testimonios de personas cercanas; monitoreo personal  y toda la información negativa que recibimos cada día, he analizado varias tesis: se debe a la forma folclórica conque, la población dominicana toma todo; inobservancia de las leyes o a la gran ignorancia educativa.

El morbo;  la burla, es constante en las redes sociales. Y ese no es el uso correcto. Ellas han venido a optimizar la aldea global que citó Marshall Mcluhan, en su libro “Guerra y Paz”.

El autor  habló de aldea global,  para describir las consecuencias socioculturales de la comunicación, inmediata y mundial, mediante todo tipo de información. Ese cambio producido por la radio, el cine y la televisión; medios de comunicación audiovisual; teléfono, la fotografía, la reproducción y grabación de sonido. Así como por la prensa gráfica; el procesamiento digital…, que difunden imágenes y sonidos de cualquier lugar y momento. Y ocupan un espacio cada vez más importante en el hogar y la vida cotidiana. Una aldea que en vez de dividir, uniría a ese ciudadano heterogéneo, diseminado en todo el mundo.

Por lo que, considero que,  abrazar los avances tecnológicos para hacer el bien, mediante la difusión de noticias positivas; que eduque; oriente; contribuya a la prevención de problemáticas; incluso, para acercar más a nivel personal a nuestros semejantes, haríamos un gran aporte ala sociedad en que vivimos.  

Hay inobservancia, desconocimiento de las reglas

Si se enseñara desde la educación básica, valores universales, deberes y derechos, hoy contaríamos otra historia.

En la generalidad se está haciendo mal uso de las redes sociales, no hay duda de eso. Y mediante ellas, se comete crímenes y delitos informáticos; penalizados en nuestro país mediante la Ley 53-07. Los casos son tan abundantes como variados en la temática que se comete violación, pero todos afectan derechos fundamentales. La lista es grande y sigue aumentando ante las caras de nuestras autoridades llamadas a poner correctivos oportunos y sentar precedente; cortar de raíz su proliferación.

La exposición de menores de edad víctimas de crímenes abominables; invasión a privacidad; violación a la moral, dignidad, vida privada; correspondencia; atentado sexual, desinformación, rumor tendencioso …

Es penoso, pero hasta profesionales del Periodismo, cometen esas violaciones. A nadie le luce y menos a nosotros-as. Al ser el este un servicio de interés social y la información un bien común, tal como dice nuestro Código de Ética, es nuestro deber reconocer y defender el derecho universal de las personas, a informar y ser debidamente informadas.

De igual forma, luchar por el libre acceso a las fuentes públicas y privadas de información, para comunicar e interpretar los hechos con objetividad, veracidad y exactitud. Al tiempo que, respeta y defiende el derecho de las comunidades nacionales, raciales, religiosas, y políticas a la integración y desarrollo total del país.

 Asimismo, propugnar la igualdad, la justicia social y el bienestar para todos. Velando, porque el público tenga acceso a una información fidedigna de los hechos, manejados objetiva e imparcialmente. Por lo que, verificará y comprobará la información con precisión y claridad antes de divulgarla.

Es un compromiso, promover la educación, la cultura y la ciencia. Defender la dignidad humana, la convivencia social y los valores esenciales de las comunidades. Denunciará las acciones que atenten contra las personas y protegerá la salud mental y la moral colectiva, desechando la pornografía, la vulgaridad, la violencia y  otros actos sensacionalistas y degradantes en los medios de comunicación social. Por eso no nos luce hacer mal uso de las redes sociales.

Hacer lo contrario es cometer delito, actos violatorios a la ética profesional, Carta Magna, Ley 61-32 de Expresión y Difusión del Pensamiento, entre otras normativas especiales. Me refiero por ejemplo a: ocultar informaciones de interés colectivo; utilizar documentos falsos o de procedencia desconocida; participar en violaciones a los derechos humanos; la desinformación premeditada y la difusión de rumores.

Igualmente, irrespeto a la propiedad intelectual o el plagio; soborno, la extorsión o el cohecho; difamación y la injuria; inmiscuirse en la vida íntima de las personas, salvo en casos de que se violente el orden público o se trate de hechos noticiosos de interés, entre otros. Esa situación hace que cuestionemos.

¿Es la prensa un caballero errante o un gran dragón?.

Es difícil aceptar lo uno o lo otro. Quizás es preciso recodar aquellos aforismos aprendidos en las aulas: “Dura lex, sed lex”, lo que significa que dura es la ley, pero es la ley y debe ser cumplida por dura que parezca, incluso por los gobernantes. Por lo tanto, su incumplimiento, conlleva sanción.

Otra máxima nos recuerda que la ley se reputa conocida para todos; desconocerla no es excusa: “ignorantia iuris non excusat". Mucha gente toma el desconocimiento como pretexto. Pero, nos enseñaron que la ignorancia de la ley no sirve de excusa y, rige hacia el futuro, porque regula hechos que ocurren a partir de su publicación. Es bueno que las personas dadas a hacer y deshacer, mediante los medios electrónicos, no olviden este punto.

El compromiso asumido como periodista es tan grande; sacrificamos en ocasiones, de ser posible, nuestra propia seguridad, para proteger a la ciudadanía.

Sin dudas las redes sociales han acercado familias; han puesto en contacto mucha gente que hace años no se reencontraba. Y mediante ella, hasta han surgido grandes amores, pero, su auge ha permitido a gran escala, mayor exposición a nivel de masas; por ende, mayores niveles de violación a la privacidad. Por lo que, es necesario buscar medidas contundente, que impidan siga aconteciendo.  Esto no es exclusivo de la República Dominicana. El fenómeno se da en todo el mundo.

Es oportuno reiterar que, la Ley 53-07 sobre Crímenes y Delitos de Alta Tecnología, es enfática;  y al igual que la Constitución de la República Dominicana de 2010, protege derechos y deberes fundamentales de las personas ciudadanas, entre los que se encuentra la libertad de expresión, integridad e inviolabilidad de la correspondencia y demás documentos privados. Así como, la Ley General de las Telecomunicaciones, 153-98, que establece la obligación de respetar la inviolabilidad de las telecomunicaciones. Al tiempo que,  prohíbe el uso de las telecomunicaciones para cometer delitos o entorpecer la acción de la justicia.

Esta misma ley que prevé que el desarrollo de las tecnologías de la información y de la comunicación, afirma que justo ese desarrollo, favorece la comisión de delitos tradicionales; nuevas modalidades de infracciones y hechos que afectan intereses patrimoniales, extrapatrimoniales de las personas físicas y morales. Además, del Estado y las instituciones que lo representan. La difamación y la injuria son sólo dos ejemplos de ellos.

Es la Ley de Crímenes y Delitos de Alta Tecnología, quien precisa: la difamación y la injuria pública, cometida a través de medios electrónicos, Informáticos, telemáticos, de telecomunicaciones o audiovisuales; en aumento cada día, se sanciona con la pena de tres meses a un año de prisión y multa de cinco a quinientas veces el salario mínimo.

Para reforzar esta ley, el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (INDOTEL), aprobó recientemente, el Reglamento para la obtención y preservación de datos e informaciones por parte de los proveedores de servicios. Es decir las empresas telefónicas están en el deber de ofrecer la información  solicitada por los Órganos de Investigación del Estado. Contribuyendo así, a la protección de derechos humanos fundamentales, tales como la libertad de expresión, el respeto a la vida privada, hogar y correspondencia y protección de datos de carácter personal. Al tiempo que, da un gran golpe a los criminales cibernéticos.

En torno a este tema, la Ley 6132, de Expresión y Difusión del Pensamiento, en su acápite: Delitos contra las personas, castiga la difamación: alegación o imputación de un hecho que encierre ataque al honor o la consideración de la persona, aun cuando se haga en forma dubitativa o si alude a una persona o a un organismo no mencionados de manera expresa, pero cuya identificación se haga posible por los términos de los discursos, gritos, radioemisiones, películas, amenazas, escritos o impresos, carteles o edictos incriminados.

También, la injuria: toda expresión ultraje, término de desprecio o invectiva que no conlleve imputación de hecho alguno. Si fue  cometida con el propósito de provocar sentimientos de odio en la población, en perjuicio de un grupo de personas que, por su origen, pertenecen a alguna raza o a alguna religión determinada…

La población debe estar atenta, apropiarse de sus libertades y contribuir a la garantía de los derechos de sus semejantes.

Generalmente, estos delitos se cometen mediante publicación, difusión o reproducción, por cualquier medio, y se evidencian mediante noticias falsas; documentos fabricados, falsificados o falazmente atribuidos a terceros. Publicaciones;  difusiones;  reproducciones que  perturban la paz. Trastorno de la disciplina; la moral; perjuicio a la nación, así como el ultraje a la buena costumbre. También, se expresa mediante dibujos, grabados, pinturas, emblemas o imágenes obscenas expuestas a la vista del público.

Y si bien es cierto que nuestra Constitución Dominicana de 2010, en su Artículo 49, expresa que: ”Toda persona tiene derecho a expresar libremente sus pensamientos, ideas y opiniones, por cualquier medio, sin que pueda establecerse censura previa”, Ese disfrute de esas libertades se ejercerá respetando el derecho al honor, a la intimidad, así como a la dignidad y la moral de las personas, en especial la protección de la juventud y de la infancia, de conformidad con la ley y el orden público.

Al mismo tiempo,  el Artículo 44, consagra el derecho a la intimidad y el honor personal. Que se garantiza con el respeto y la no injerencia en la vida privada; familiar, el domicilio y la correspondencia de las personas. Reconoce el derecho al buen nombre y a la propia imagen. Y toda autoridad o particular que los viole está obligada a resarcirlos o repararlos.

La Carta Magna es sentenciosa al indicar que: ”el hogar; el domicilio y todo recinto privado de la persona son inviolables, salvo en los casos que sean ordenados, de conformidad con la ley, por autoridad judicial competente o en caso de flagrante delito. Y toda persona tiene el derecho a acceder a la información y a los datos que sobre ella o sus bienes reposen en los registros oficiales o privados, así como conocer el destino y el uso que se haga de los mismos.

Reconoce la inviolabilidad de la correspondencia, documentos o mensajes privados en formatos físico, digital, electrónico o de todo otro tipo. Sólo podrán ser ocupados, interceptados o registrados, por orden de una autoridad judicial competente, mediante procedimientos legales en la sustanciación de asuntos que se ventilen en la justicia y preservando el secreto de lo privado, que no guarde relación con el correspondiente proceso.

Es decir, es inviolable el secreto de la comunicación telegráfica, telefónica, cablegráfica, electrónica, telemática o la establecida en otro medio, salvo las autorizaciones otorgadas por juez o autoridad competente, de conformidad con la ley, como ha sido señalado.

Justo al finalizar este escrito recibo la mirada del presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Manuel María Mercedes, quien expresó, que llama mucho la atención y preocupación, como en el país se viola el derecho a la intimidad tema que deja al descubierto el descontrol que vienen teniendo las redes sociales en estos últimos años.

 Mercedes, dijo que debe hacerse de manera urgente, una campaña de concienciación de la ciudadanía acerca del respeto a  la intimidad de las personas. “el pueblo en vez de asustarse e indignarse con algunos casos de violación, mejor se ríe y propaga informaciones muchas veces falsas”.
Informó que la República Dominicana ocupa el puesto número 10, en la lista negra de países que a diario; horas tras hora; minuto a minuto, violenta los derechos humanos.
Esta afirmación en el momento que vivimos, no será puesta en dudas. Debido a que, tenemos el caso de diversas informaciones que cubren las portadas de nuestros diarios impresos, difundidas por la radio y la televisión; replicadas muchas veces,  mediante los medios electrónicos, sin ser fundamentadas.

El bombardeo de informaciones negativas; falsas; alarmantes. Rumores que mantiene a la opinión pública preocupada: desinformación ante crímenes; leyendas urbanas; reforzamiento de mitos; vulneración de derechos de la mujer…, la lista es interminable y debemos entre todas y todos poner fin a esta situación, de invisibilizaciòn de nuestros derechos fundamentales.  La sociedad no soporta más perturbación a la paz.

No en vano, el escritor y semiólogo italiano, Umberto Eco, afirmó: ”Las redes sociales generan una invasión de imbéciles.  El tonto del pueblo, ahora es el portador de la verdad”.


La autora es educadora, periodista, abogada y locutora.

viernes, julio 29, 2016

Es tiempo de apartar la indolencia y garantizar derechos

Emilia Santos F.


Este Julio, mes que ya agoniza, entre muchas cosas productivas a nivel espiritual, me sirvo también, para contempla más de una vez el rocío de la mañana; disfrutar la neblina y con ella, transportarme a dìas tranquilos, vividos por tierra cibaeña. Dónde vivir esa experiencia, era una gran cosa. Y aún para mí, sigue siendo, enriquecedora; maravillosa!.

Pero, para disfrutar este extraordinario regalo de la naturaleza, enseñoreado en todo el verdor del Parque Mirador, debes madrugar…, empezar muy temprano. Ese espectáculo de aire grisáceo-azulino, que refleja los rayos del sol, es apto para adelantados. Confieso que disfruté ese encantador obsequio divino, como lo hacía en mis años de infancia.

Remembranzas y comparaciones danzaban en mi mente.  La neblina me habló de seres humanos que duermen, en lo que parece un sueño eterno. El espejismo se desarrolla en el mundo de la invisibilizaciòn, violación, negación o falta de garantía de derechos humanos.

Esa neblina observada mientras acudía a compromisos cotidianos y a rituales propios de la filosofía de vida que profeso, me afirmó que en nuestro amado país, mucha gente duerme un espantoso sueño; donde incluso la negación de la cultura; la etnia; la dominicanidad; los valores morales y la ética, forman parte del ominoso desenlace.

Es un escenario que da ganas de soltar un poco; de ceder, ante las injusticias, el desorden; el reino de los antivalores; la desigualdad social, reflejada en niñas madres; el hambre que padecen nuestros campesinos y residentes en barrios marginados, en la pseudo democracia.  Pero no!. Los derechos inherentes, deben ser disfrutados, ejercitados, garantizados por el Estado y demandados por las personas beneficiarias.

Gracias a la divinidad dentro de todo este aquelarre, en que la República Dominicana, además, discute y considera pecaminoso el aborto, dando paso a la violación de los derechos sexuales y reproductivos de sus mujeres; mientras, funcionarios se enriquecen ante nuestras caras, sin el más mínimo halo de vergüenza; tenemos a nuestro Dios, para confortarnos y fiestas como la que nos regala la neblina, para deleitarnos y permitirnos oxigenar la siquis, mientras seguimos trillando el sendero de nuestra Nación hacia la luz.

No vamos por buen camino si nuestra población sigue inmersa en el sueño. Como ciudadana estoy hastiada de acciones que reflejan incultura,  antivalores; delincuencia, de padres incestuosos, adultos violadores de derechos de personas menores de edad. Y no basta denunciarlo o piense!, estoy segura que usted idéntica lugares donde hay grandes carencias de salud y educación, servicios básicos. Donde hay inseguridad de todo tipo, hambre; desempleo….lugares donde la gente no tiene ningún abrigo.

Otros, donde las acciones delincuenciales, están disfrazadas de recreación. Nada más falso!. Jóvenes exponen sus vidas o mutilan sus cuerpos cada semana,  en las denominadas carreras en motores, tanto en Santo Domingo, como en otras provincias. Quizás por falta de oportunidades o vagancia, pero ¿quién debe frenar esas acciones?, ¿ por qué no lo hace?. Y no listaré la Educaciòn doméstica, esa que nos enseñó nuestra madre y padre. La familia de hoy, olvidó que la moral, normas de urbanidad; la ética, se aprende en casa…, por eso tenemos hasta una ley de transparencia. El calcumen viene desde la casa.

República Dominicana tiene muchos jóvenes sumidos en pobreza; escases de todo tipo y grandes niveles de vagancia. Las políticas públicas siguen siendo apáticas. Y ¿qué decir de la niñez y los envejecientes?, ahí si hay calamidad!.

Parpamos esta realidad en lugares pernotados, la que no es exclusiva de un gobierno. El cambio es compromiso de todas y todos.  Hay carencia en la garantía de derechos fundamentales; servicios básicos; fomento de los derechos culturales, colectivos y medio ambientales, por eso el apogeo de acciones que riñen con el decoro.

Nos consuela saber nunca es más oscuro que cuando va a amanecer. No desesperemos, Aportemos! Cómo dijo la gran Gabriela Mistral: “Te espero sin plazo ni tiempo. No temas noche, neblina ni aguacero. Acude con sendero o sin sendero”. Urge continuar en alianza a acciones benignas; de bien para la colectividad, debemos continuar!.


La autora es Educadora, periodista, abogada y locutora.

miércoles, junio 15, 2016

ANTE INCREMENTO DE CÀNCER PERIODISTAS SE CAPACITAN PARA CONTRIBUIR A REDUCIR ENFERMEDAD

Santo Domingo.-Ante la creciente aparición de nuevos casos de cáncer y datos arrojados por estadísticas recientes,  de que  más de 500 mil personas viven con esta enfermedad, que además, es la tercera causa de muerte, en la población dominicana, el Círculo de Periodistas de la Salud (CIPESA), realizó este miércoles 15 de junio la charla “Cáncer: lo que usted debe saber”, dirigida a su membresía, en interés de actualizar a las y los periodistas, para orienten con mayor nivel de eficacia a la opinión pública, como forma de contribuir a reducir este padecimiento.


La charla fue dictada por el doctor Alexis Yadir Ramírez Mármol,  Internista  y Oncólogo Médico, quien precisó: “el cáncer causado por múltiples factores, es una enfermedad de alto costo y complejidad en su tratamiento. Los más frecuente en la República Dominicana, son el de mama, cérvido-uterino, próstata; a los que se atribuye la mayor causa de muertes. Asimismo,  pulmón, cabeza de cuello y colon”.

Doctor Ramìrez Màrmol. 

Ramírez Mármol, citó, entre los tipos de cáncer más frecuentes en la mujer dominicana, el cáncer de mama y el  cérvico-uterino, mientras en el hombre,  es el de próstata y de pulmón.
El oncólogo recomendó  cambiar estilos de vida; cuidar  la nutrición básica, hacer ejercicios. Abstenerse de fumar, tomar bebidas alcohólicas e ingerir grasa saturada.
Durante las palabras de apertura a la capacitación, Emilia Santos, presidenta de CIPESA, agradeció al doctor Ramírez Mármol y a su equipo de Relaciones Públicas, por escoger a  esta asociación para esparcir recomendaciones que contribuyan a disminuir esta enfermedad en la población dominicana.

Afirmó que el compromiso de CIPESA es y siempre será informar a la ciudadanía con apego a la ética profesional. Aportando a la reducción de problemáticas de salud pública, como parte de su compromiso social.
Emilia Santos. presidenta de CIPESA.
En la capacitación realizada en la sede de CIPESA, ubicada en el Edificio de Enfermería, en la Plaza de la Salud, en Santo Domingo, participaron también, periodistas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) y estudiantes de Comunicaciòn Social.